Representante Permanente


Venezuela en la FAO


Comunicación e Información





  

Sepa lo que es el capitalismo...

Atilio Boron


Ahora, agua para todos...

Thalif Deen


Capitalist Food Crisis: No End in Sight. Karl Belin


World Food Summit “A Missed Opportunity”. Kiraz Janicke


 ver mas articulos (+)

 

El hambre al servicio del neoliberalismo

Juan Carlos Morales González


Informe Anual 2010

 

 

 

 

"Cumpliendo las metas del Milenio" (FAO, 2010)

 ver mas (+)


Informe Anual 2010

 

 

 

 

"Cumpliendo las metas del Milenio" Versión resumida...

 ver mas (+)


Informe País 2008

 

 

 

 

"Informe Nacional de Seguimiento de la Aplicación del Plan de Acción de la CUMBRE MUNDIAL SOBRE LA ALIMENTACIÓN "

 ver mas (+)
Italiano - English


 

     

 












5 de julio de 1810, Declaración del Acta de Andependencia
 ver mas (+)

Consultar Eventos...

 

 

 

 

Salerno: La Cumbre de Copenhague fracasó porque no hubo acuerdo

 La delegada de Venezuela en Copenhague reiteró que la Cumbre fue un fracaso. (Foto: teleSUR)

La delegada de Venezuela en Copenhague reiteró que
la Cumbre fue un fracaso. (Foto: teleSUR)

Tras intensos días de debates para tratar de llegar a un acuerdo sobre el la lucha contra el cambio climático, los países industrializados se quisieron imponer ante un centenar de pueblos para aplastar sus ideas y benefiaciarse con ello.

TeleSUR _ Fecha: 21/12/2009

La Cumbre sobre el Cambio Climático en Copenhague fue un fracaso porque no hubo un acuerdo, así lo aseguró la directora general de la oficina de Cooperación Internacional del Ministerio para el Ambiente de  Venezuela, Claudia Salerno en entrevista concedida a teleSUR.

"Después de un largo debate y una larga lucha que, televisada públicamente, fracasó, porque no hubo consenso sobre ese documento que nosotros consideramos nulo", manifestó Salerno, quien integró la delegación venezolana en la Cumbre de Copenhague, Dinamarca.

Destacó que el acuerdo que se les quiso imponer "no compromete sino a 26 países que participaron en su elaboración".

Relató que el informe fue rechazado, por países como Venezuela, Cuba, Nicaragua y Bolivia por la metodología anti-democrática con la que fue realizado.

"En un primer piso, sólo 26 presidentes de 26 naciones (de 192 que conformaban la Cumbre) elaboraron un texto que "figuraría como el documento de Copenhague", es decir, el acuerdo final.

Salerno denunció que, al finalizar el grupo de trabajo del piso de abajo, los países que están en vía de desarrollo escuchaban rumores al tiempo que se publicaban los borradores del informe.  

"Dinamarca no tenía el mandato para la consulta", es decir, el país anfitrión no podía escoger los países que redactarían la convención final, de haber sido así, de haber aceptado la propuesta de los países industrializados, "resultaba peligrosísimo como ejercicio multilateral, hubiera sido un precedente dramático" para la comunidad internacional, en general, explicó.

Cuando el primer ministro danés, Lar Lokke Rasmussen, llegaría a "someter a consulta el documento milagroso, iluminado" y convocó la reunión, "nos enteramos a las 11 de la noche que el presidente (Barack) Obama, en rueda de prensa," declaraba que ya estaba publicado el acuerdo y sólo quedaba "pendiente informarle, lo que 26 países acordaron para nosotros".

"Había un ambiente muy incómodo", describió la delegada venezolana.

"Un informe de tal magnitud, donde se debate la vida del planeta, no puede ser impuesto al resto de los 192 países que soberanamente participaron", insistió.

Salerno, quien se rompió la mano para ser escuchada en una Cumbre de 192 países, explicó que la conferencia en Copenhague "iba a servir para la culminación de dos años de trabajo que tenía un grupo que se estableció en el marco de la convención, para revisar los compromisos a largo plazo y establecer una visión compartida entre todos los países del mundo, para poder darle atención al problema del cambio climático".

"También para darle culminación a otro grupo de trabajo que, en el marco del protocolo de Kioto, tenía como mandato establecer el segundo compromiso de ese protocolo y además establecer las metas de reducción cuantificada para los países del anexo uno, es decir, países desarrollados tanto agregados como individuales", subrayó.

Las metas que los países desarrollados se "comprometían a cumplir" para el segundo período del protocolo de Kioto se iniciará en el 2012.

Relató que, cuando el primer ministro y moderador de la Cumbre, se retiró para luego "aprobar" el informe, "tomé la bandera, golpeé la mesa y la protesta fue tan fuerte que se empezaron a sumar los países, y cuando regresó el señor para la intervención ya se me había roto la mano".

Luego de su intervención en Copenhague el pasado viernes, denunció que no podía ser que "un país soberano tuviera que golpear una mesa en una conferencia que se negara a escuchar".

"Ese hecho que es una violación de los derechos humanos, ante la mirada de Ban Ki-moon", secretario de la Organización de las Naciones Unidas (ONU)

Asimismo, recalcó que la manera en que se llevó a cabo la plenaria, "viola los derechos de las Naciones Unidas".

"El acuerdo no contenía ningún compromiso por parte de los países desarrollados, el anexo uno, donde se iban a ilustrar las reducciones de emisiones" de gases estaba en blanco, manifestó.

Resaltó que hay que asumir que Copenhague "fue un fracaso para poder empezar a trabajar sobre él (texto)"

"Tenemos que sentarnos ya, de inmediato, a trabajar en una respuesta para el mundo, porque el mundo la estaba esperando en diciembre y no ocurrió", propuso.

 
teleSUR/yi-MFD